Los contenedores de reciclaje y sus colores

CONTENEDOR DE VIDRIO O VERDE:

En el contenedor de color verde, es decir, en del vidrio, debemos desechar las botellas de vidrio, ya sean botellas de vino, de bebidas espirituosas, de cerveza, de licores o cava. También debemos depositar los tarros de alimentos, los de conservas, y recipientes de vidrio como los de los productos de cosmética o las colonias.

Es importante saber diferenciar los recipientes de vidrio de los de cristal. Por eso desde Ecovidrio hacen conciencia de que no debemos tirar bombillas, gafas, lunas de automóviles, cristales de ventana rotos, espejos, productos de cerámica o porcelana.

Sería de gran ayuda que, a la hora de depositar los tarros de vidrio en el contenedor correspondiente, quitásemos las etiquetas de papel donde nos indican ingredientes o la misma marca del producto. Y tampoco arrojar el vidrio con la tapa del envase, que no suele ser de este material. Esto beneficiaría mucho la cadena de reciclado.

CONTENEDOR DE ENVASES O AMARILLO:

Este tipo de contenedor de color amarillo es el indicado para desechar envases comercializados en el mercado nacional, y que están identificados por el símbolo del punto de verde.

Podemos distinguir entre dos categorías:

  • Objetos de metal: botes de cerveza o refresco, papel de aluminio, latas de conservas, tapas, botes de desodorante, recipientes de aluminio, chapas.
  • Objetos de plástico: bricks, botellas de plástico, hueveras de plástico, tapones de plástico, bolsas de plástico comerciales, recipientes de plásticos (productos de limpieza o de aseo), envases de productos lácteos, cajas de corcho blanco, vasos y platos desechables, papel film.

Diferenciar aquellos productos que no debemos arrojar al contenedor amarillo es muy importante. Las cajas de cartón, calculadoras, CDs, cintas de música y de video, bolígrafos, guantes de goma, cubos de plástico, juguetes, cepillos de dientes, persianas, tuberías de PVC, etc. Son algunos de los objetos o productos que no debemos depositar.

Algunos consejos primordiales para ayudar a mejorar la cadena de reciclaje, son: depositar los envases plegados y compactados, para ahorrar espacio; vaciar el contenido del envase, para que estén los más limpios posible y facilite la tarea de reciclaje; no introducir unos envases dentro de otros, ya que la tarea del operario se alargaría.

CONTENEDOR DE PAPEL Y CARTÓN O AZUL:

Las cajas de cartón (de galletas, de zapatos, de electrodomésticos, etc.), las bolsas de papel, el cartón, las carpetas, las cartulinas, las hueveras de cartón, los folios usados, periódicos, libretas, revistas, sobres, bandejas de cartón o papel, sacos de alimentos (como los de azúcar, harina, arroz), los rollos de papel de cocina o higiénicos, tarrinas de alimentos (de nata montada o de helados), etiquetas de ropa, blísters comerciales (los de pilas). Todos estos productos u objetos son los que se depositan en el contenedor azul.

No debemos echar a este contenedor: envases multimateriales, bricks, pañales, fotografías, papel celofán, papel de cocina, papel de aluminio, papel térmico, papeles con adhesivos, papel higiénico, platos de papel, servilletas, vasos de papel, papeles sucios, papel plastificado o metalizado.

Es conveniente plegar al máximo el cartón y el papel, con el fin de ocupar el mínimo espacio posible y de esta manera que el contenedor albergue el mayor número de producto para su reciclaje. También se recomienda quitar los plásticos que vengan incorporados en el cartón o papel, y quitar las grapas. De esta manera el proceso de reciclaje será más productivo.

CONTENEDOR DE BASURA EN MASA O GRIS:

El contenedor de basura en masa, es el contenedor que se ha utilizado siempre. Habitualmente suele ser gris o verde oscuro, pero según el municipio varía de color. En él se debe depositar todo producto u objeto que no sea reciclable, por ejemplo: la loza y la cerámica, papel higiénico, espejos, compresas, pañales, tampones, restos de alimentos, fotografías, papel metalizado, papel plastificado, cristales de ventanas, bombillas, vasos y copas de cristal.

Con el tiempo y con el compromiso de todos, dicho contenedor será el menos utilizado, ya que todos los deshechos se abran arrojado a otros contenedores de reciclado o aquellos residuos más peligrosos, a puntos limpios.

PUNTOS LIMPIOS O ECOPARQUES:

Estas instalaciones públicas pueden ser fijas o móviles, y son de libre acceso para todos los ciudadanos del municipio. Suelen rotar por diferentes zonas a lo largo de la semana y de esta manera satisfacen las necesidades de todas las personas que necesitan utilizarlos. Su ubicación se puede consultar en internet o en el mismo ayuntamiento de la localidad.

En estos puntos limpios se depositan: fluorescentes, baterías, pilas, aceite de cocina, escombros de obras menores, equipos electrónicos, electrodomésticos, pinturas, radiografías, ropa y calzado, muebles y enseres.

Leave a Reply